Viviendo con el Pie Izquierdo (Introducción)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Antes que nada quiero agradecer a la persona que ha hecho todo esto posible, la persona probablemente sea la culpable en el futuro de mis enfermedades de nervios o una paro cardiaco, pero aun así es la persona más amarillosa que yo haya conocido aparte de mis padres claro que también son los responsables y piezas fundamentales del que el día de hoy leas esto, que puede que conozcas a alguien con una vida similar a la que se relatara en este escrito o seas tú quien sea el personaje.

Pues bien se supone que esta parte es para agradecer o dar una lección de lo que se podrá leer pero para ser sincero dudo que sea como una lección de vida pero si puede servir como un manual y vives con una persona de estas características o quizás así seas tú personalmente.

Para todas aquellas personas que sufren o nos hacen sufrir el fruto de su desgracia mal querida que no es ella quien los llama pero si la desgracia que los busca, no hablo de corazones rotos para ello puedes leer otro libro, hablo de la desgracia natural, para ti va dedicado este libro si es que lo podemos llamar así.

Seguro conocerás a una persona así o en el peor de los casos te conocen a ti por lo que no será de mucha dificultad imaginar esta historia, te invito a un viaje donde entraras en la mente o más bien él lo que el debió vivir con esta persona pero que al final con esto intento dejar una pequeña enseñanza que depende de ti encontrarla si la quieres ver.

Categorías
Dency Gallardo

Dency Gallardo

Sobre el Autor

Gran escritor, plasmando es sus palabras la inquietud, el misterio el deseo y la segmentación de la historia envolviéndote en la realidad ante la imaginación llevando al lector al deseo, satisfacción y la involucración de la o las escenas, dejando misterio e incertidumbre del saber que pasara.

Paragraph

Y si nuestros más profundos sueños se hacen realidad sin importar que sueño sea, ¿Eso no sería como una pesadilla compartida?, al hacerse todos realidad la posibilidad de que nuestros más bajos instintos creen los propios, no lo sé pero sería algo más que interesante ¿No crees?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *